Coche motor Fiat 7131, dejando Haedo hacia el oeste el 17/07/1979. Foto: © Julio Pastine. Haedo Historico (H/H) 2013.

lunes, 18 de enero de 2010

REALIDAD Y MEMORIA

Comienza un nuevo año. La energía que tenemos se renueva y se transforma en proyectos, que simultáneamente vamos caminando. Muchas cosas pasaron en estos años.

Sigo mirando hacía adelante, con ansia de cambio, pero también con memoria. Como dice León Gieco " Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia". Es vital tenerla y nunca perderla, solo así intentamos entender el pasado, para comprender de la forma en que podamos el presente.

Estando en el tren Nº 511 que se corrió a Mendoza por la Marcha mundial de la paz y la no violencia, pensaba. Que linda posibilidad y regalo me dio la vida. Querer con muchas ganas observar y relatar lo que voy viendo. Tantas cosas pasan a nuestro alrededor y no nos damos cuenta... La televisión como muchos otros factores, va acotando nuestra posibilidad de involucrarnos con la gente y se va perdiendo toda conexión con la realidad.

Me parecía justo en algún momento, mostrarles un poquito lo que la realidad de algún momento de mi vida, guardó en mi memoria. Realidad que me marcó en su momento y dejó sus huellas. Hoy en día lo recuerdo como si fuese ayer...

" Todo está clavado en la memoria, espina de la vida y de la historia " León Gieco; La Memoria"


La mañana del 2 de noviembre de 2005.-

Haedo, 2 de noviembre de 2005. Probablemente uno de los días más tristes que recuerde al igual que todos los vecinos que queremos mucho nuestro lugar, nuestra estación de ferrocarril, nuestro querido barrio de Haedo.

Ese 2 de noviembre, me preparaba para ir al laburo como todas las mañanas. Para ese año trabajaba en el centro y el F.C Sarmiento, administrado por la desastrosa empresa concesionaria, era el nexo que usaba para ir hasta Once y desde allí tomar el 132 hasta Paraguay y Uruguay donde bajaba. Entraba a las 10 de la mañana, y creo que el tren que debía tomar era justamente uno de los que se incendió, ya que una amiga que trabajaba conmigo, estaba arriba de uno de los locales. Los atrasos y cancelaciones, que todos conocemos al día de hoy, eran una constante en ese momento y el clima con que uno convivía día a día arriba del tren no era el más feliz.

Las palabras no alcanzan para describir la tristeza de aquella mañana, en la que el colectivo se desvió por la calle 2da Rivadavia a causa del corte en la barrera de la avenida Fasola. El fuego empezaba a apoderarse de uno de los trenes. El colectivo siguió su recorrido hasta Ramos y allí baje para combinar con otro hasta el centro. En el momento que bajé, observe la nube de humo negro elevarse en el cielo de Haedo sin control. Llegó el colectivo abarrotado de gente y me fui.

Pasó el día y entre radios y noticias escuchaba lo que había pasado. Con profundo dolor regresé hacía Haedo y la noche mostraba la cruel realidad. El olor a hollín en el aire se había vuelto normal, todo era cenizas y agua. Mi querida estación se había incendiado.

Las imágenes a continuación hablan por si solas. ¿Se acuerdan...?

Bomberos voluntarios de Morón, intentaron apagar el fuego que consumió al edificio principal.

¿Qué noticia no? Dirían los periodistas. Dale firma que total después nos vamos...

El caos apoderado de la ciudad, que en ese momento, fue tierra de nadie.

Ardía el andén isla y con el, parte los árboles que lo adornaban.

Coches quemados de la formación Nº15

Saqueo en las boleterías automaticas

Caos y más caos en las calles Tejedor y Fasola. Los negocios lindantes no fueron ajenos al saqueo.

Rivadavia, campo minado de cascotes, piedras y balas de goma

El fuego consumía todo sin control, desde el túnel así se observaba el panorama

Muchos nos hicimos presentes luego de que todo ya había pasado. Caras de profunda desolación, de miedo, indignación, bronca y tristeza nos envolvían. Nadie podía creer el panorama que allí se vivía. Algo jamás visto, jamás pensado, ese 2 de noviembre, se había vuelto realidad. La vulnerabilidad a la que fuimos sometidos todos los vecinos de Haedo, los pasajeros de los trenes accidentados y la gente que circulaba esa mañana calurosa de noviembre de 2005, dio cuenta de que no se trató de un simple acto del momento.

Hasta el día de hoy nunca entendí bien el porque, me parece que tampoco interesa, lo que si entiendo es que perdimos todo sueño de libertad, de unidad y solidaridad.


Sería muy complejo analizar todas las variables, creo que no podría al menos acercarme a una respuesta, sin dejar de lado muchas otras preguntas. Muchas situaciones que en ese momento se vivieron, hoy en día se siguen sucediendo. La empresa responsable de brindar el servicio, aun presta de manera más decadente que en ese entonces, un precario diagrama diario de circulación de trenes. Lograron que la gente odie el tren día a día y aun así, siguen desprestigiando un servicio que nos pertenece a todos, desde el coche de pasajeros roto, hasta el último tornillo que sostiene un riel.


Queda en todos nosotros, de manera injusta, ser gestores de las irregularidades a las que somos sometidos, y además, ya que nadie actúa defendiendo los derechos de los pasajeros, ser también jueces que condenan las faltas y los abusos. Solo espero que las condenas no se transformen en arrebatos a nuestro patrimonio que como sociedad hemos heredado. El incendio de la estación de Haedo del Ferrocarril Domingo Faustino Sarmiento, fue un hecho.

Un año después del incendio, de los abrazos simbólicos a la estación que fuimos haciendo gracias a los vecinos y a la municipalidad de Morón; la dolorosa imagen de la destrucción había quedado en la historia... LA ESTACIÓN DE HAEDO, HABÍA VUELTO A VIVIR!

Haedo 2009.- (Foto: Facundo Morando)

Espero que estas líneas no se transformen para el lector en un mensaje pesimista, no es la idea. Pero pienso y sostengo que para avanzar debemos primero aprender de los errores. Y así como la estación cobró vida después de su destrucción, arranco con fe de cambios, este nuevo año!

¡Buen año para todos!

Facundo Morando; Enero de 2010.-


3 comentarios:

Alejandro dijo...

Gracias Facundo por este post.

Ljri dijo...

Muy buena nota. La verdad es que hay que tener memoria activa para que estas cosas no vuelvan a ocurrir.

Saludos, Leonardo

Facundo Morando dijo...

Gracias amigos!
Un saludo grande y buen inicio de año!

Facundo Morando